lunes, 10 de enero de 2011

La importancia del lunes

El lunes es el primer día de semana para los europeos. Hay otras culturas en las que el primer día es el domingo (véase a los americanos).
En muchos de los planes de entrenamiento que he visto en los que el domingo es el último día de la semana y aprovechando que no es día laborable, se mete el domingo como día de tirada larga y el lunes se pone como día de descanso para recuperar de los kilómetros corridos el día anterior.

En los planes de mis primeras maratones así eran. Sin embargo en el último (Donostia) el lunes se empezaba con alrededor de 12 km pero a ritmo suave, llámese ritmo de 5'/km cuando el objetivo de maratón era de 4:15/km. Me costó empezar la semana dándole a la zapatilla ya que unido al cansancio del domingo estaba también la jornada laboral del lunes que suele ser, al menos en mi caso, de las más duras de la semana.
Y como soy de los que adapto los planes a mi ritmo de vida aunque intento seguirlos a pies juntillas, muchas veces pongo el lunes como día de descanso y empiezo la semana el martes.

Hoy no ha sido así. Pese al cansancio acumulado sobre todo debido a la jornada laboral, he decidido salir: calzarme las zapatillas y salir a trotar, salir a despejarme, salir a olvidarme del día a día que me absorve y olvidar los problemas que muchas veces no consigo dejar en la oficina.
A veces esto último no lo consigo, pese a que lo intento con todas mis fuerzas descargando el estrés y rabia contenida en cada pisada que doy contra el asfalto.

Algunos habéis preguntado sobre qué haré en Terrassa el próximo domingo. Según el plan tocará hacer 22km a ritmo de 4:30/km. Bueeeeno, entiéndase que cuando digo 4:30 quiero decir 4:20, 4:25...
En principio no haré tirada previa. A lo mejor 1 o 2 km como calentamiento.

Datos medios del fore:
- Distancia: 12.31 km
- Tiempo: 56:13
- Ritmo medio: 4:34
- HR medio: 153 bpm