lunes, 31 de enero de 2011

El balancen del día después: alerta!

¿Quien dijo que estas cosas no pasan? Sólo queda resignarse y dejar pasar el tiempo.

Después de la tirada de ayer y la media maratón recorrida, tras haberme metido 33km en las piernas a ritmo de 4:20/km, tras tener que haber cogido el coche tan pronto como acabé la cursa, casi sin poderme secar. Tener que salir de Barcelona callejeando por calles y sorteando tráfico y semáforos casi sin haber descansado... probablemente sea una de las causas, que no la única, de cómo estoy ahora.
Ayer de camino a casa en mi coche ya sentí que mi pierna izquierda empezaba a sufrir de rampas/calambres -justo la pierna del embrague. Y al aparcar y meter la marcha atrás sufrí una rampa tremenda. Menos mal que estaba parado y casi en mi plaza de parking. Tuve que esperar unos minutos a que remitiera la rampa. Por desgracia esos malditos dolores ya me los conozco.

Durante toda la tarde de ayer tuve la pierna izquierda dolorida. El dolor que tuve en el gemelo izquierdo fue el típico dolor que siempre siento cuando tenía rampas: el gemelo dolorido. Pero sólo cabía esperar.
Esta mañana al levantarme, ay! el dolor no sólo no había remitido sino que estaba cojo de mi pierna izquierda. Estuve todo el día así y cuando más me duele es al dar los primeros pasos después de estar parado. Una vez en caliente el dolor es menor, pero ahi está.

Ahora sólo falta resignarse, tomarlo con calma, descansar unos días y a base de friegas de Voltarén esperar a ver si en unos 3 o 4 días remite por completo.
Haciéndome un autodiagnóstico, espero y quiero pensar que es una sobrecarga muscular y que con descanso se irá.
De momento voy a aplazar la visita al masajista pues con este dolor es imposible recibir un masaje. Hasta me duele el gemelo aplicando la pomada con mis manos.

Veremos cómo evoluciona en los próximos días.