viernes, 21 de mayo de 2010

Viernes descafeinado

Estos entrenamientos sin dar zapatilla me parecen unos entrenamientos sosos, descafeinados. Parece como si me faltara algo, y claro que me falta.

Es el precio que tengo que pagar por ser burro y no aflojar cuando debía, por intentar siempre dar más sin tener ningún objetivo, sólo por probarme.
Espero que dure poco. El domingo saldré a probar...