domingo, 23 de mayo de 2010

Crónica X Cursa de montaña Paüls


Como ya adelanté, después de un pequeño susto en mi gemelo izquierdo había parado unos días de entrenar y hoy domingo me había propuesto retomar la carrera y ver cómo respondía mi gemelo.
Y nada mejor que meterse 23km de montaña para probarlo :)

Sí, ya sé que no es lo más prudente y os agradezco a todos vuestras sugerencias y ánimos, pero yo soy el primero en dar consejos y el primero en no cumplirlos :(

El caso es que hoy tenía una cita en Paüls (Tortosa-Tarragona) con mi segunda carrera de montaña (es la segunda y la primera fue esta misma el año pasado).
Es un recorrido de 23km con 4.000 metros de desnivel acumulado. Una pasada! Y se desarrolla en el término municipal de Paüls en pleno parque natural dels Ports. Las vistas que se tienen durante la carrera y en cada pico son IMPRESIONANTES. En algunos de los picos tengo que reconocer que sentí y siento verdadero vértigo y no podía mirar ni atrás ni abajo porque me bloquearía y no avanzaría.
Se coronan diversos picos y el más alto es de 1.083m (Punta del Aigua).


Esta carrera me encantó y me sigue encantando pero tengo que reconocer que es de una dificultad media-alta y con unas bajadas técnicas de órdago y cuando acabo pienso en que no volveré, pero este año volví y creo que no será el último...


Respecto a mi condición física: al principio del recorrido estuve muy atento a mi gemelo izquierdo sin observar dolor apreciable y finalicé con las sobrecargas de cuádriceps normales de este tipo de carreras, máxime cuando en las bajadas esta vez arriesgé dado que llevaba puestas mis nuevas ASICS Trabuco que se portaron muy bien.
El año pasado hice esta carrera con unas zapatillas de carretera y acabé bien, pero reconozco que para montaña hay que llevar unas zapatillas adecuadas. Las Trabuco se agarraban a las rocas como una lapa y en las bajadas fijaban bien el pie en el suelo y permitían frenar bien, además de tener un agarre en el pie que al final ha sido de notable alto.

La carrera empezó a las 9:15 de la mañana y este año hizo un sol y un calor ya propio del verano. Los avituallamientos no me los salté ni uno (hubo 7) y aún así acabé deshidratado. La prueba está en que durante todo el recorrido creía que iba bien pero al llegar a meta el tiempo fue de casi 30 minutos más que el año pasado: 3:51:44 este 2010.
Definitivamente el calor no es buen aliado para correr. Ni en montaña.

Y tras el esfuerzo realizado: unas buenas butifarras, fruta, bebidas varias,helados, café... No faltó de nada. Hay que decir que la organización de esta cursa se merece un 10!.