viernes, 2 de abril de 2010

Significado de la Semana Santa

Al contrario de lo que pueda parecer debido quizás a mi euforia al escribir las entradas de cada día de esta semana, estas vacaciones no significan más entrenamiento, sino más descanso.

La mayoría de la gente opta en vacaciones por realizar aquellos excesos que durante el largo del año no puede hacer debido a la falta de tiempo libre. Sin embargo yo he optado por disfrutar más si cabe de lo que actualmente me está dando más satisfacciones: el correr.
El entrenamiento es una válvula de escape para los problemas cotidianos y se quiera o no, empiezas el entrenamiento arrastrando esas pequeñas cosas que han ido pasando a lo largo del día y que hacen que empieces ya cansado.

En una jornada de vacaciones esa barrera inicial ya no la tienes. Para empezar, entrenas cuando quieres no cuando puedes. En mi caso por la mañana aprovechando los rayos de sol.
Y luego tienes el resto del día para descansar, sin el agobio de la jornada de trabajo y por tanto empiezas el entrenamiento al día siguiente descansado y con más ganas.

Hoy tenía planificado realizar una media maratón. Y el día ayudaba a ello. Amaneció con nubes, pero buena temperatura para correr.
Ataviado con mi bidón de 0,5l de agua y una cápsula de gel, a las 11:30h salí por el circuito del río Llobregat hacia Martorell. El ritmo ha sido suave, no más rápido de 4:30/km ni más lento de 4:50/km.
Me encontré muy bien de piernas y en general el cuerpo ha respondido correctamente, finalizando el recorrido sin un cansancio acumulado.

Recorrido bajo vías FGC. Martorell al fondo

Esta tarde tocará un poco de reposo y luego saldremos a caminar un rato.

Datos medios del fore:
- Distancia: 21.35 km
- Tiempo: 01:39:23
- Ritmo medio: 4:39
- HR medio: 156 bpm