miércoles, 10 de febrero de 2010

Sin cronómetro, sin gps...

Sin pulsómetro...
Mierda, empezamos bien. Salgo tarde de la oficina, sobre las 8:30.
A toda pastilla me planto en casa a las 9 de la noche, me cambio rápido, me abrigo, cojo el pulsómetro y el reloj y salgo a realizar el calentamiento.

Primer y último aviso del reloj: "baterías bajas"... y chaf! pantalla en blanco. Normal: dos días sin coger el reloj y hacía 5 días que lo había cargado.
Menos mal que hoy me planteé hacer 10km solamente. El recorrido me lo sabía de memoria. Hay que ver cómo se habitúa uno a correr con pulsómetro y midiendo ritmos: sin reloj pareció que corría inseguro, que me faltaba algo.
Entonces recordé un consejo de un buen amigo que me dijo que de vez en cuando hay que salir a correr por sensaciones.
Pero es que mis sensaciones es que voy muy bien y que voy lento, por tanto apuro el ritmo enseguida. Y dicho y hecho: debía llevar un kilómetro y seguro que ya estaba rodando más cerca de 4'/km que de 4:30/km.
Y seguro que fui en progresión. La sensación que tuve es que iría sobre 4-4:10'/km y que iba rápido pero como eran sólo 10km deduje que podía hacerlo y continué sin bajar el ritmo.
Y así fue. Acabé bien de sensaciones.

Al llegar hice una sesión de unos 15 minutos de estiramientos y por la hora que era cuando entré en casa calculo que estaría corriendo sobre 40 minutos, con lo cual el ritmo debió ser el dicho anteriormente, sobre 4-4:10'/km.

A continuación os dejo un vídeo de Peter Gabriel. Es algo antiguo pero es una de las canciones que desde el primer momento que la escuché me encantó.
Y la tengo siempre grabada en mente después de que un profesor de inglés al despedirse de mi un curso me regaló una cinta con dicha canción: "Don't Give Up" / No te rindas.
La dedico para todos aquellos que en algún momento han tenido algún traspiés o piensan que todo puede ir mal: no os rindáis, con tesón y esfuerzo todo se puede cambiar.