viernes, 7 de agosto de 2009

Día de descanso

Semana 12 Berlín 2009: día 5
Luego de 6 días de entrenamiento, hoy toca descanso. No suelo comentar estos días de descanso pues no hago nada de deporte. Hago d-e-s-c-a-n-s-o. Jejeje.
Como todos los que realizáis o estáis metido en este mundillo de entrenamiento, sabréis que tan importante son los días de entrenamiento puro y duro como los días de descanso. El descansar hace que el cuerpo retome energías para los días siguientes y se rompa con la monotonía de entrenamiento diario. Al mismo tiempo permite que los músculos se regeneren y se hagan más fuertes.
Retomar el entrenamiento al día siguiente de descanso permite hacerlo de una manera más cómoda y con energías renovadas.
En mi caso, el día siguiente de un descanso suele consistir en un entrenamiento de más kilómetros que el día anterior y a un ritmo de carrera (5 min/km), preparando las piernas por tanto para la tirada larga del domingo. Ese es el motivo que tome como día de descanso el viernes: retomar el sábado con kilómetros y el domingo tirada larga.

Consistente con ello está el ir acumulando kilómetros durante la semana e ir cansando el cuerpo. El viernes se descansa y el sábado a un ritmo más ligero se hace kilómetros sin cansarse demasiado. El domingo el ritmo será unos 30seg más lento que el sábado, pero se hará mucho más kilómetros.
Ir lento habitúa al cuerpo a consumir energía más despacio y provoca la regeneración de glucógeno, enseñando a los músculos a reservar energía.

Así pues, tan importante es el entrenamiento diario como el descanso. Dicen que un buen descanso es tan importante como un buen entrenamiento.