domingo, 19 de junio de 2011

Tirada larga: frustrada


Creí que hoy se haría más duro realizar la tirada larga.
A estas alturas del año es un riesgo proponer empezar una tirada larga a las 9h ya que el sol suele estar ya en pleno apogeo y la humedad y el esfuerzo pueden hacer daño.

Sin embargo la mañana amaneció nublada en Cornellá. Allí nos reunimos 7 corredores dispuestos a disfrutar de la mañana. La llamada de Carles Aguilar fue un éxito y unos locos pusimos rumbo a las orillas del Llobregat dirección Molíns de Rei.
Éramos un grupo de lo más variado: algunos realizarán una maratón por el desierto de los Monegros. Otros darán su paso al Ultrafondo realizando 43km en Belchite. Se unió al grupo también un ultrafondista que hará los 110km de la Isostar Desert Marathon. Y entre ellos también aquellos que nos gusta darle zapatilla en los 10mil, MM y maratones.

Ya desde un principio se formó claramente dos grupos: aquellos que están preparando la ultra de Isostar y Belchite iban a un ritmo más relajado y los que somos más arriesgados liderábamos el grupo por delante, pero sin perder de vista a los demás.
El ritmo era cómodo y hasta los 15km no fue más rápido que 5/km, reagrupándonos en algunos momentos.

Carles Aguilar se quedó en la primera mitad. Un dolor en la rodilla que iba a más, la experiencia y el buen sentido común que le caracteriza hizo que parase y regresase al punto de origen. A nuestro retorno y en el km 23 nos tropezamos con él y yo decidí acompañarle durante 1km.
Craso error: ahora entiendo por qué en una maratón nunca se debe parar. Cuando intenté reanudar la carrera vi las estrellas. Las piernas las tenía como bloques y las rodillas me dolían a horrores. Sólo pude continuar unos metros con Isidro Gilabert. El resto del camino lo tuve que hacer andando. Nunca había andado en un entreno, casi 6km andando! Buff... una y no más. Vaya experiencia más mala.
Para colmo la disolución de sales en agua que llevé me dejó la boca pastosa y azucarada y en lugar de saciar la sed hacía que necesitara beber más. Un horror para olvidar.
Al final, en lugar de los 30km me he conformado con hacer 24. Algún domingo me resarciré... :)

Aparte de todo esto, el recorrido es expléndido para correr. Transcurre todo el tiempo por senderos de tierra batida y al lado del río, con lo que la sensación de calor se ve mitigada por el fresco del río. Los 15km finalizaron justo frente a S. Andreu, con lo que no descarto algún domingo ir en tren hasta Cornellá para regresar corriendo.


Al final nos encontramos todos de nuevo frente al estadio de RCD Espanyol y con una amena charla, graciosos comentarios y unas cervezas frías nos despedimos hasta la siguiente.
Gracias al grupo por hacerme pasar una buena mañana.

Datos medios del fore:
- Distancia: 24.24 km
- Tiempo: 02:07:02
- Ritmo medio: 05:15
- HR medio: 143 bpm