domingo, 17 de enero de 2010

Retomando entrenamiento

Es que no me puedo parar. Quien lo sufre, lo ha vivido y sabrá de lo que hablo.
Llevamos la droga del correr y del entrenamiento diario en la sangre y un día sin la rutina de entrenamiento es como un día sin pan.

Llevaba diez días sin hacer nada de nada, ni siquiera pisar el gimnasio. Y ya no digamos de correr. Casi dos meses sin dar zapatilla.
Me encontraba pesado, desganado, con mal humor. Cada día me faltaba algo.

Pero este sábado no podía más y aunque sólo fue 1 hora de gimnasio, fue suficiente para valorar si podía volver y a qué nivel. El resultado fue exitoso: 1h haciendo 20 min de bicicleta, 15 min de elíptica y luego abdominales y algo de pesas y llegue a casa con aires renovados y sin molestia ninguna en el pie.
Hoy domingo amplié un poquito más. Fueron 2h incluyendo: 20 min bicicleta, 20 elíptica y amplia sesión de abdominales, pesas y estiramientos.

Ahora sólo falta poner pie a tierra y... a correr!

Me siento más joven.