viernes, 8 de enero de 2010

Me quiero morir

Bueno, no es para tanto pero hoy es un día de esos en los que me cogería las mallas largas, el cortavientos, unos guantes y un gorro y saldría a correr y no pararía hasta caer exhausto.
De camino a casa desde la oficina me he tropezado con unos cuantos corredores con esa misma indumentaria. Me entró una envidia que se me cae el mundo encima por no poder/querer salir a correr.

Esperemos que pase pronto este suplicio.
A la vista de que con descanso, Voltarén y compresas frías el dolor e hinchazón no suele remitir, he decido cambiar Voltarén por una solución homeopática que me han recomendado: Traumeel. Veamos cómo evoluciona.

Mientras tanto, a seguir con el reposo.