viernes, 26 de noviembre de 2010

Atacando Donosti


No se trata de una declaración de guerra ni nada parecido.
Pero si un grito desde mi inconsciente para prepararme para el domingo.

Ya sólo me queda preparar la bolsa de viaje para un par de días, rezar para que no se me olvide nada en casa. El sábado recoger la bolsa del corredor y el domingo a las 9 de la mañana, salir con paso firme a darlo todo.

Ya os contaré cómo ha ido. Para quitarme presión de encima diré que aunque no consiga mi objetivo marcado estaré contento si acabo mi cuarta maratón.
Acabar una maratón debe ser siempre motivo de alegría. Y esta no será menos.

Así pues, con esta entrada me despido de vosotros, queridos lectores, runners, amigos... hasta el lunes que viene.

Me voy para Donosti.