martes, 16 de marzo de 2010

No estaba muerto, estaba de parranda

Después de la maratón, unos días lejos de todo con unos buenos amigos disfrutando de unas merecidas vacaciones y sin entrenar un sólo día, de descanso total.


Hoy he vuelto a la normalidad. Fue aterrizar del viaje y calzarme las zapatillas, ponerme el pantalón corto y salir a trotar, lo echaba de menos. Sin embargo tenía el fore "caput", se le había agotado la batería y por tanto tuve que salir a correr por sensaciones. ¡Y qué sensaciones!
Sólo sé que han sido 10km ya que el recorrido me lo sabía. El ritmo fue alegre, desde luego que no fui caminando.
Fue toda una alegría saber que aún no se me había olvidado correr.