viernes, 26 de marzo de 2010

Lo que mal empieza...

Normalmente cuando uno se despierta por la mañana sabe que ha soñado pero no puede recordar el qué, al menos con detalles.
Hoy me he despertado sudando frío. He tenido una pesadilla de película de terror. No sé a cuento de qué he soñado tan terrible pesadilla pero el caso es que me he despertado en medio de ella y recordando todo con lujo de detalle.
Eso me hizo levantar ya cansado. Eso y el cansancio acumulado del trabajo de la semana hizo que hoy al acabar el día sentía las piernas cansadas.

Eran las 6 de la tarde. Hacía sol y buena temperatura. El duendecillo bueno me decía que descansara. Que hoy no entrenara. Que no estoy preparando nada y que no pasaba nada por no salir un día.
El otro duendecillo, el malo y picarón y el que me conoce mejor, me dice que salga. Que no desperdicie tan buen día. Como me llevo mejor con este último que con el primero, decido meter las cosas en la mochila y salir para el gimnasio para de allí salir a hacer una tiradilla.
Me propongo hacer 14km pero ya que me encuentro las piernas pesadas propongo no bajar de 4:30/km.


Hago los primeros 2 kilómetros a ritmo de 5/km, para calentar. A partir del tercero subo un poquillo más el ritmo y voy controlando sensaciones. De momento voy bien.
El sol golpea mis piernas, brazos y cara y hace que todo mi cuerpo coja temperatura, haciendo que el cansancio que parecía tener desaparezca.

Los primeros 7km los hago a un ritmo más o menos lento. A unos 4:35/km y las pulsaciones muy bajas. Más bajas de lo que acostumbro tener: una media de 140 ppm.
La segunda mitad ya es otro cantar. Amplío la zancada, controlo respiración, brazeo adecuado y controlo pulsaciones. Las pulsaciones van bajas y no suben de 160 ppm. Pero el ritmo? Uy el ritmo. Ya estoy en 4:20/km y a partir del km 10 miro el fore y me indica 4:10/km. Y me encuentro bien. No voy forzado.
Sigo aumentando la zancada y me salen los últimos 3 km a un ritmo medio de 3:55/km.

La pregunta del millón es: ¿por qué fui tan rápido? Cambié el planteamiento de mi entrenamiento. Lo que iba a ser un trote suave al final ha sido un progresivo, con los últimos 3km a tope.

Pues contradiciendo al famoso refrán, lo que hoy ha empezado mal ha acabado bien. Muy bien diría yo.

Eso si, al acabar hice acto de contrición y durante la hora de sesión de gimnasio me prometí que mañana haré más kilómetros pero seré bueno e iré a ritmo más lento. No quiero forzar la máquina.

Datos medios del fore:
- Distancia: 14.00 km
- Tiempo: 01:02:33
- Ritmo medio: 4:28
- HR medio: 152 bpm