martes, 22 de octubre de 2013

A vueltas con el Tibidabo

Y seguimos sin parar. Si no es corriendo, es haciendo bici. Pero lo importante es no parar.

Ayer lunes salí a correr y sentí las piernas pesadas, muy pesadas. Completé un entreno de 6 km que se me hicieron largos.


Hoy cogí la bici y salí a hacer la ruta del Tibidabo: S. Cugat - Valldoreix - Vallvidriera - Tibidabo - Molíns de Rei.
En la rotonda del Hospital General, casi entrando en S. Cugat tuve la suerte de encontrarme con Xavier, otro ciclista que también quería subir al Tibidabo. Era de Tarragona y hacía poco que estaba en Barcelona. Había salido del barrio de S. Gervasi, subido al Tibidabo y bajado por Molíns de Rei. Me preguntó cómo llegar a S. Cugat para subir al Tibidabo así que le dije que si no le importaba podíamos ir juntos, y así fue. El camino en compañía se me hizo ameno, fácil y hasta corto.

Fuimos todo el rato charlando: él me contó que era ciclista amateur pero por falta de patrocinadores el equipo se tuvo que disolver este año. Yo le fui contando las diversas rutas que conocía.
Y así charlando fuimos pasando los toboganes de La Floresta, las curvas de Les Planes y las cuestas de Vallvidrera.



Una vez en el mirador del Tibidabo él se despidió ya que tenía que trabajar a las dos. Dado que hacía muy buena temperatura y las nubes dejaban  pasar unos preciosos rayos de sol, aproveché para quedarme un rato sacando fotos y bebiendo algo.
Tras varios minutos de descanso que aproveché también para charlar con varios ciclistas que llegaron luego tomé rumbo hacia abajo, dirección Molíns de Rei.


Da gusto hacer rutas en compañía: se hacen amenas y puedes compartir experiencias con gente con tus mismas aficiones.

Entreno: bicicleta
Ruta: SAB - Valldoreix - Tibidabo - Molíns de Rei - SAB
Distancia: 51,32 km
Tiempo: 2h 12min