lunes, 7 de marzo de 2011

El descanso

Después de la maratón de Barcelona, hoy tocaba el descanso del guerrero.
Con el placer añadido que hoy es festivo en Barcelona por tanto tampoco tocó ir a la oficina.

El balance que saco de la maratón de ayer es positivo. A pesar de no alcanzar mi objetivo inicial de llegar en 2h 55minutos intento sacar conclusiones sobre lo que ha pasado:
- lo primero de todo: la aparición de un dolor en las rodillas. Habrá que revisarlo.
- no hubo desfallecimiento físico. Ha sido mental. Esto creo que tiene solución pues reconozco que soy duro de "mollera".
- hizo calor. Bueeeno, esto ya es de difícil solución. Como dijo Felipe II: "No mandé a mis naves a luchar contra los elementos".

Ayer al acabar la carrera estuve toda la tarde un poco preocupado pues lo normal es que al acabar tengas dolores musculares y no fue mi caso. Pensé que a lo mejor esto era síntoma que todo el esfuerzo hubiera recaído sobre las rodillas, las cuales no me han dolido (¿?).
Pero esta mañana al levantarme me he tranquilizado pues ya sentía los dolores que consideros normales: cuádriceps sobrecargados.

El mejor recuerdo que guardo de ayer es la gran fiesta que se monta alrededor de una maratón. Después de varias semanas de entrenamiento llega el día D que es una gran fiesta. El encuentro con muchas caras conocidas: compañeros que correrán contigo y otros muchos que vienen a animar. Mucha gente anómina que sale a la calle a disfrutar de este día de fiesta. Y sobre todo el reconocimiento entre nosotros por haber participado de este día fenomenal.

Miembros del CASAB. Y el pequeñín de la derecha soy yo.

El día de hoy quiero dedicarlo al CASAB: el club de Atletismo de lo que ya considero mi pueblo, Sant Andreu de la Barca.
Ayer algunos de sus miembros corrieron la maratón y la disputaron hasta el final. Unos sufriendo más que otros, pero todos participando de esa gran fiesta.
Además han estrenado su equipamiento oficial, una chaqueta y camiseta roja que seguro se verá en multitud de carreras a partir de ahora.

Eva, Paco y Josele, del CASAB

Gracias a compañeros como ellos hacen que mis entrenamientos diarios sean más llevaderos al poder compartir en persona estas andanzas con gente que comprende mis inquietudes. Y además me permiten participar en aventuras varias organizadas por el club como un miembro más. Esto habrá que solucionarlo.
Muchas gracias a todos!