lunes, 24 de octubre de 2011

Y uno... y dos... y uno... y dos...

Ya no sé cómo describir mis entrenos.
Dos días salgo a trotar y el tercero por algún motivo no puedo hacerlo.

El gimnasio hace semanas que no lo piso con regularidad. Así pues tengo mis pequeñas metas que cumplir.
Un amigo me decía que cuando algo se vuelve obsesión no es nada bueno. Y debe tener razón: me obsesiono con el trabajo y dejo de lado otras cosas que son más importantes.
Me obsesiono con el entreno y eso hace que mi vida personal se vea perjudicada pues no hago más que pensar en otra cosa. Qué difícil es encontrar el punto que haga tener un buen balance.

Ayer domingo por la mañana salí a trotar 14km. Qué bien: el día estaba nublado, era domingo y no había presión ni de tiempos, ni de ritmos, ni de acabar a una hora determinada... Luego por la tarde hice el vago (para eso está el domingo) y al final no hice la crónica.

Hoy lunes tuve que dejar las plantillas en el podólogo para que las retoque. Mañana pasaré a recojerlas.
Así pues hoy me fui al gimnasio donde estuve durante hora y media dándole de lo lindo. Actualmente voy a focalizarme más en las piernas para fortalecer la musculatura y que las rodillas no sufran tanto.

Datos medios del fore:
- Distancia: 14.04 km
- Tiempo: 01:05:09
- Ritmo medio: 04:39
- HR medio: 159 bpm