lunes, 15 de agosto de 2011

El entreno del domingo: 0km

Vaya mierdXXX!!!
Siempre me ocurre que cuando acabo algo que me ha llevado un ritmo frenético como ha sucedido en el ámbito laboral las últimas semanas, los primeros días de vacaciones me entra un bajón que no sé qué hacer con tanto tiempo libre.
Es una sensación mental indescriptible, pues físicamente no ha variado nada pues los domingos son domingos ya sea durante una semana laboral o en vacaciones, pero ayer domingo me levanté más bien tarde y eso que el sábado había prometido levantarme temprano y hacer la tirada larga.
Pues no: me levanto tarde, con el sol en todo lo alto así que decido hacer el vago en casa y tras el desayuno me vuelvo a la cama otra vez.
Esto no pintaba bien, ya que no acostumbro a hacer este tipo de cosas.
Me levanto destemplado y con dolor de cabeza. El domingo perdido. Decido que saldré por la tarde, pero después de comer no consigo levantarme del sofá y con el calor que está haciendo fuera no dan ganas de salir de casa hasta que el sol se vaya.

Y pasan las horas y cuando pienso que puedo salir... el dolor de cabeza no ha remitido y pienso que si salgo me cogerá la noche (vaya excusa más mala, ni yo me la creo ahora que lo estoy escribiendo).

Pues nada, al final "cero patatero" para el domingo.