domingo, 18 de noviembre de 2012

No es lo mismo ir que venir: el Ordal

El buen gusto que me ha dejado la Behobia el domingo pasado hizo que esta semana decidiera ser algo más atrevido en mis entrenos y el viernes quise dar un poco más de chispa.
El miércoles salí a hacer10km y me salió una carrera continua a un ritmo medio de 4:37/km y acabando con unas sensaciones muy buenas.
El viernes volví a salir pero esta vez incrementé la distancia hasta los doce kilómetros y aunque el ritmo medio fue de 4:36/km hice algunos kilómetros intermedios a un ritmo bastante alto y cercanos a los 4:20/km. Hasta ahí todo muy bien ya que el alto ritmo lo aguanté muy bien y las sensaciones al acabar eran fenomenales, como hacía tiempo que no las tenía. Parecía que me comía el mundo.

Pero ay! fueron pasando las horas y el sentimiento de euforia fue bajando y creciendo un dolor sordo en la parte anterior del aductor derecho. Es un dolor sordo que poco a poco fue en aumento y el sábado incluso me dolía al andar.
Aún así el sábado intenté salir a hacer algo, pero no llevaba ni medio kilómetro y en un mal gesto al bajar de un bordillo sentí un pinchazo y decidí parar. No quise arriesgar más de lo que ya lo hice. El sábado decidí realizar una sesión de pesas del tronco superior y listo.

Bici: S. Andreu - Gelida - Villafranca - Ordal - Pallejá - S. Andreu
 

Hoy domingo el día amaneció nublado pero con nubes altas. Con la decisión firme de no salir a trotar hasta ver que el dolor del aductor remite, cogí la bici.
Salí dirección Martorell, Gelida y S. Sadurní D'Anoia. Inicialmente mi intención era dar vuelta pero la mañana estaba estupenda para hacer kilómetros así que decidí continuar hasta Vilafranca. Una vez allí tocaba regresar a casa, pero esta vez lo hice por la N-340.
Cómo me ha gustado este recorrido! La verdad es que siempre me ha gustado hacer recorridos y no regresar por donde había venido, aunque a veces por desconocimiento de los lugares no lo hago.
No era éste el caso ya que el tramo de la N-340 ya lo había hecho pero en sentido inverso: de Pallejá a Villafranca.

Vista de S.Sadurní al fondo

Y aquí es donde se explica el título de esta entrada: así como la subida al alto del Ordal viniendo desde Pallejá es durillo y calientapiernas, no lo es tanto si regresas desde Villafranca. Si bien es cierto que hay tramos de subida, éstas son largas y progresivas; nada que ver con la subida de Vallirana al Ordal, tramo de curvas y subidas explosivas.

El recorrido total fue de 75km en un tiempo de 3h 16min.
La sonrisa de oreja a oreja que me ha quedado después de este recorrido es la típica de una satisfacción. Poco a poco voy cumpliendo mis objetivos de hacer esos recorridos que uno siempre piensa que haría si tuviera una bicicleta.
Me gusta devorar kilómetros.