sábado, 11 de agosto de 2012

Como decíamos ayer...

Hace varias semanas, casi más de un mes, lo que parecía una simple molestia en la rodilla derecha pasó a hacerse más persistente y por simpatía, la izquierda también se resintió.
El no tener rodillas y cartílagos de recambio hace que tengamos que cuidarlas para vivir toda la vida lo mejor que podamos y sin dolor.

Con una relativa "larga" pausa y a base del ya famoso y conocido por muchos corredores, el Condrosán, que aún sigo tomando, el dolor fue remitiendo.

Sin dejar de lado los ejercicios de gimnasio, el pasado 25 de Julio decidí salir a trotar a ver cómo respondían las rodillas. Para empezar fueron unos 30 minutos a ritmo de 5:15/km. Acabé con unas sensaciones maravillosas: dejando de lado el cansancio que sufrí después de estar parado un mes, todo fue muy bien. Cero de dolor y por supuesto el mono que llevaba encima las últimas semanas de no correr, desapareció.
Esa semana salí también el viernes 27 y sábado 28. También fueron sesiones de 30 minutos, nada más. Todo OK.

La siguiente semana la tomé de descanso. No quería forzar. Además empezaba la temporada de vacaciones de Agosto y hubo que dar un último apretón en el trabajo para cerrar temas y coger el traspaso de la gente que se iba a ausentar todo el mes (yo estuve dos semanas más en la oficina).




Así pues, empezó esta semana (6 Agosto) con el próposito de volver a probarme un poquito más:
- Lunes 6: ruta del río. Territorio plano y de tierra batida. 30 min a 5:02/km. Perfecto.
- Martes 7: misma ruta que el día anterior. Me encuentro por sorpresa con un compañero del club de atletismo y me acompaña a hacer mi sesión de entreno. A ritmo de 4:57/km hacemos unos muy buenos 9km en 45 minutos. Con la compañía de José Luis Banderas ese entreno se me hizo muy ameno y corto en el tiempo. Gracias José Luis.
- Miércoles 8: repito ruta del martes. El día anterior quedé con José Luis de repetir el entreno. Se unió Ñito, otro que aspira a grandes marcas en 10K y medias maratones. En compañía de estos dos grandes me hago casi 10km en unos 49 minutos.
- Sábado 11: esta vez yo solo, me planté a las 11 de la mañana en el gimnasio y a las 11:30 estaba poniendo los pies en la montaña. Hacía mucha calor (al igual que toda la semana) para ir por el río así que opté por una ruta de senderos por la montaña a la sombra de los pinos. Fueron 8.44km en unos 54 minutos acabando en el gimnasio donde realicé la sesión de pesas que llevo haciendo desde hace meses.

En general estoy recuperando las buenas sensaciones. Las rodillas no dan muestra de dolor. No así los cuádriceps que los primeros días estaban sobrecargados y me costaba arrancar al día siguiente del dolor que tenía. Pero poco a poco fue desapareciendo y hoy ya no tengo dolor alguno.

Aprovecharé las próximas semanas que me voy a Galicia para seguir dándole poco a poco a la zapatilla y alternar con la bici.